¿Por qué la gente dice que el precio del oro está manipulado?

La respuesta corta: porque lo es. Sin embargo, una respuesta corta puede no ser una respuesta simple, y ese es el caso aquí. Se han escrito muchas, muchas palabras sobre la manipulación del precio del oro. Hay demasiado material disponible para alcanzar más que solo algunos de los puntos altos.

La respuesta corta es correcta porque TODOS los mercados están manipulados, de acuerdo con la definición más básica: negociar con la intención de influir en un precio y tener éxito. Tal esfuerzo puede ser ilegal, como ocurrió con el escándalo de fijación de tasas LIBOR. O puede ser legal, como el ataque de George Soros a la libra esterlina que le hizo ganar una fortuna. O puede caer en el área gris intermedia, como cuando los vendedores en corto realizan un ataque coordinado sobre el precio de las acciones de una empresa.

El problema con la evaluación de la manipulación del oro es que un número muy pequeño de grandes bancos de inversión (conocidos como «bancos de lingotes» porque tienen grandes cantidades de metal físico) controlan la acción del precio en el mercado de futuros. Regularmente suscriben contratos enormes, para la adquisición o disposición de oro, que nunca están destinados a ser ejercitados. Como se explicó anteriormente, estos contratos son «largos» (ofertas de compra) o «cortos» (ofertas de venta). Al final del día, casi ningún oro físico cambia de manos, sin embargo, la negociación de estos contratos en papel puede tener una profunda influencia en el precio al contado del oro.

Estos grandes bancos están en el negocio para hacer dinero, punto. Es una ventaja para ellos presionar los precios para asegurarse de que obtengan ganancias. Debido a su tamaño y al tamaño de sus contratos, tienen un gran impacto en la ecuación oferta/demanda, donde el comprador de 10 monedas de su distribuidor local no tiene ninguna.

Los bancos de lingotes crean tendencias. Si están comprando muchos contratos, otros grandes compradores institucionales, como los fondos de cobertura, seguirán su ejemplo, elevando el precio. Y viceversa. Los bancos tienen una gran ventaja aquí, porque generalmente también mantienen las cuentas de oro de los grandes fondos. Para que sepan lo que están haciendo sus clientes y puedan realizar operaciones a favor o en contra de ellos. Este tipo de comercio, conocido como “front-running”, es ilegal en el mercado de valores. Es legal con los metales preciosos.

En resumen, los mercados de metales preciosos son: pequeños en comparación con los mercados de acciones y bonos, muy poco regulados, dominados por un pequeño número de actores y casi opacos. No es de extrañar que la manipulación de precios sea algo habitual.

Todo esto significa que es un suicidio que los pequeños inversores intenten ganar dinero con apuestas a corto plazo en el mercado del oro. Los grandes jugadores han apilado las probabilidades en su contra. Sin embargo, nada de eso debería disuadir a nadie de comprar oro. Siempre que aumente la demanda real de los consumidores por el metal físico, como creemos que lo hará en el futuro, el precio también aumentará, sin importar cuánto se manipulen los contratos en papel.

Una nota final. Hay una diferencia entre manipulación y conspiración. Hay gente que cree que los bancos de lingotes (además de servir a sus propios intereses) manipulan el precio del oro en connivencia con el gobierno federal. Washington, según el argumento, no quiere que el oro vaya a la luna porque eso expondría al dólar por la inestable moneda fiduciaria que es.

Entonces los federales usan el poder de los bancos para suprimir el precio. Estamos abiertos a este punto de vista, pero somos escépticos. Si desea obtener más información sobre la supuesta conspiración, la fuente principal es el Comité de Acción Antimonopolio de Oro (GATA).

¿Por qué la gente dice que el precio del oro está manipulado?
Scroll hacia arriba